Arquetipos de personalidad en marcas



Desde el origen de la humanidad se ha tratado de entender el comportamiento del ser humano y cuáles son sus motivadores principales para actuar y pensar de cierta manera. Carl Jung, médico psiquiatra, estudió al ser humano a través de la psicología analítica, siendo el creador de los arquetipos de personalidad que explicarían el comportamiento del ser humano.


La palabra “arquetipo” proviene de las raíces griegas “arjé”, de fuente u origen, y “tipos”, de modelos; lo cual se puede traducir como “modelo original”, es decir, un patrón único que es copiado o derivado hacia el resto de modelos. Entendámoslo entonces como patrones emocionales y de conducta que guían nuestra manera de procesar sensaciones, imágenes y percepciones como un todo con sentido.


¿Qué tienen que ver los arquetipos de personalidad con la creación de una marca?

Es una pregunta válida que no deberemos contestar sin antes recordar que es importante brindar a una marca de una personalidad para que resulte empática a los consumidores, así usarán un mismo tono de voz, compartirán los mismos valores y serán regidas bajo un comportamiento afín. Los arquetipos nos ayudarán a comprender nuestras motivaciones y aprovechar nuestras propias fortalezas mientras trabajamos en nuestras debilidades. En el caso de branding y la creación de marcas, ¿para qué sirven? Para diferenciarte de la competencia, para conectar emocionalmente con tu consumidor y para que sepan reconocerte. Es mucho más importante que “un buen precio”, ¿no?


Otorgar a una marca de personalidad es igual de importante que otorgar al servicio o producto características específicas, al final del día, es mejor que lo controles tú a que poco a poco vaya “tomando forma” por sí sola con el riesgo de no ser afín a tu público objetivo.


Antes de entender más detalladamente la relación arquetipos de personalidad-marca, veamos un poquito el contexto detrás de esto... Jung incorporó el concepto de “modelo único” a sus teorías psicológicas sobre el inconsciente colectivo… Pausa… ¿Qué es el inconsciente colectivo? Éste contiene un conjunto de recuerdos e ideas compartidas, con los que todos podemos identificarnos, sin importar la cultura o temporalidad en que vivimos. Entendiendo esto, Jung entendió a los arquetipos de personalidad como patrones universales que residían en el inconsciente colectivo de todos los seres humanos, de cualquier cultura y momento temporal.


Según Jung, cada uno de nosotros, y por ende cada marca, posee un conjunto organizado de arquetipos, siendo uno de estos el que domine por sobre los demás. Actualmente existen 12 arquetipos, cada uno con una meta, miedo, debilidad y talento específicos.


Ahora sí, habiendo entendido lo anterior continuemos con su importancia en la construcción del branding de nuestra marca. Además de los objetivos que mencionamos párrafos arriba, también nos ayudarán a nuestro correcto posicionamiento, será más fácil conectar y generar engagement pues habrá mayor y mejor identificación marca-consumidor; al tener una personalidad y un arquetipo, será más fácil definir una identidad verbal lo que nos permitirá comunicarnos adecuadamente; será una guía para la elección de acciones de marketing así como una correcta estrategia de contenidos.


Te queremos compartir una plantilla en donde encontrarás los 12 arquetipos de personalidad con ejemplos de algunas marcas.

En InCitrus somos expertos en branding y nos encanta crear marcas y definirlas con una personalidad y arquetipos adecuados para crear una conexión emocional y que se comuniquen correctamente con tus consumidores.


Si te ha gustado este artículo, comparte con tus amigos. Además, puedes encontrar más artículos como este en nuestro blog. Suscríbete a nuestro newsletter para recibir más contenidos.


136 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

Newsletter

agencia de branding, diseño gráfico, consultores de marca

Regístrate para recibir todos nuestros contenidos.

¡Gracias por tu registrarte!