Identidad espacial, complemento de la experiencia




La identidad espacial es la creación de espacios únicos, que se alinean a los valores y alma de una marca. Dando como resultado entornos funcionales con el look & feel acorde al branding.




La voz de una marca, no solo se refleja en un espacio lindo, la identidad espacial nos da la oportunidad de materializar un concepto, generando una experiencia que contribuya a conectar emocionalmente. La conceptualización de una identidad aplicada a un espacio es el vehículo perfecto para generar reconocimiento, esta atmósfera idónea está pensada para generar un vínculo con el cliente potencial, y con cada una de las personas que forman parte de la marca.


¡Los detalles hacen la diferencia!


La diferenciación es más importante que nunca, aunado a un conocimiento real de nuestro consumidor, ambos conceptos forman parte de la sumatoria de una “Big Idea” que no podría ser desarrollada sin una conceptualización, desarrollo y diseño a conciencia.


Sería un error percibir la identidad espacial a través de una paleta de colores, iluminación, texturas, y acabados. La personalidad de una marca se conforma de diferentes aspectos que son de gran importancia y deben funcionar de forma coherente.


Diseño de espacios comerciales ¡Experiencia de compra!


Crear un espacio atractivo, práctico, cómodo e identificable es trabajo de muchas disciplinas. Lograr emanar la esencia de una marca se logra con la integración de muchos factores en los que se consideran la experiencia y funcionalidad para los clientes y trabajadores.


¿Cómo se crea una adecuada experiencia de identidad espacial? Acerquémonos a los conceptos principales que hacen posible una identidad espacial:


Mobiliario

El mobiliario no debe percibirse como un simple objeto, comunica más de lo que podemos imaginar, el tamaño, las formas, los colores, los materiales y el lugar en donde se colocan juega un papel importante para crear la atmósfera deseada.


Señalética

Parte de nuestra comunicación se compone de símbolos, la señalética refuerza la comunicación no verbal de un espacio, es parte del discurso. Para la identidad espacial es crucial que tenga una coherencia estética con lo que queremos transmitir


Colores

Los colores sin duda pueden influir en nuestro estado de ánimo, entre tonos cálidos y fríos logramos transmitir sensaciones que están alineadas a nuestros valores y personalidad.