top of page

El facelift de tu marca

Actualizado: 23 jun 2023

¿Intuición o estrategia?


Un día eres joven y al día siguiente te encuentras buscando soluciones que mejoren la apariencia de tu piel. Te das cuenta que, pasados los 30, comienzas a perder la luminosidad y tersura que caracterizaba tu rostro cuando estabas en tus veintes. A menos que encuentres la fuente de la eterna juventud, una vez que los signos de la edad aparecen, sabrás que es el momento de hacer algo para detener sus temidos efectos.


Lo mismo sucede con las marcas. Ya lo dice el refrán popular: “Renovarse o morir”. Te comparto 5 signos que te indicarán que tu marca necesita un lifting:

  1. Mi marca se veía cool en los 90’s.

  2. Ya no refleja lo que soy ahora.

  3. Atraigo a los clientes equivocados.

  4. Mi competencia se ve cada vez mejor.

  5. No tiene pies ni cabeza, se ha vuelto una marca frankie.


De la misma manera que no te someterías a una cirugía plástica con cualquiera que porte una licencia médica, lo primero será buscar un especialista. Los cirujanos plásticos de las marcas son especialistas en branding. Busca una agencia de branding que se especialice en el desarrollo de marcas.



¿Qué debo esperar?

Asegúrate que la agencia de branding que contrates trabaje bajo dos enfoques:

  1. Un enfoque estratégico: Que atienda a todo lo concerniente a la estrategia de branding, todo lo que constituye su alma.

  2. Un enfoque expresivo: Que atienda a todo lo que conforma el cuerpo de tu marca, su aspecto visual y verbal.




Como podrás observar, el trabajo de rediseño es una labor estratégica y no solo un cambio de look. Se han de considerar los aspectos intangibles de la marca (su enfoque estratégico), para que su aspecto visual (su enfoque expresivo) no sea incompatible con sus atributos y objetivos, sino que los refleje correctamente.



Antes de entrar al quirófano, busca un diagnóstico

Aunque una marca anticuada puede ser un elemento para proceder al rediseño, quiero aclarar que no es únicamente el tiempo lo que debe determinar el rebranding, ni mucho menos lo debe ser el gusto personal. El conocido rediseño fallido de GAP, la famosa marca de ropa, es un ejemplo de ello. Tras 20 años con su clásico cuadro azul con letra serif blanca, GAP se aventuró por el rediseño; pero luego de su lanzamiento en redes, los indignados fans de GAP querían de vuelta el logo antiguo porque no lograban identificarse con la nueva imagen que les imponía la marca. Derivado de las múltiples críticas que recibió la marca, la semana siguiente GAP regresó a su logo clásico, dejándonos ver que no hubo estrategia en su intento de rebranding; y además de eso, que GAP no conoce a su público.


No cometas el error de GAP, no corras el riesgo de someter a tu marca a una cirugía que no necesita, podrías afectar seriamente el posicionamiento que has logrado hasta ahora y la fidelización de tus clientes. Ya lo hemos dicho, es una cuestión de estrategía, no de intuición. Un diagnóstico de marca te permitirá conocer el nivel de cambio que requiere tu marca y si es oportuno hacerlo, así podrás saber si tu marca necesita una cirugía reconstructiva o sólo una crema hidratante.




Preparando el expediente de tu marca

Ahora que sabes esto, asegura un buen rediseño para tu marca, ten a la mano toda la información estratégica que le permita a tu especialista en branding sumergirse en el conocimiento de tu marca. Esta información debería comprender: La historia de tu marca, sus objetivos, su personalidad, sus valores, su tono de voz, su público, su competencia y su arquitectura.



¿Suena complicado?, déjalo en mano de los expertos. En InCitrus te ayudaremos a completar la radiografía de tu marca, definir su ADN, realizar el diagnóstico y proceder a un rediseño estratégico. Haremos del facelift de tu marca un caso de éxito.


También te pueden interesar temas como:






43 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page